SERVICIOS EDITORIALES

martes, 17 de diciembre de 2013

¡MUCHAAAAAAAAAAACHOOOOS! ¡CHIIIIIIIIIIIIICAAAAAS!

Para leer con entonación mundstockiana:
¡Muchaaaaaachooooos! ¡Chiiiiiiiiiiiiiicaaas! ¿No será hora de que afinemos un poco la puntería? ¿Que nos dejemos de fanatizar, de odiar, de exaltar... en fin, que nos dejemos de BOLUDEAR?
Y de que empecemos a PENSAR.
A ver, con calma, lo que está MAL, y corregirlo, arreglarlo, CAMBIARLO.
A ver, con calma, lo que está BIEN y disfrutarlo, defenderlo, CUIDARLO.
¿No sufrimos bastante, ya? ¿No nos merecemos vivir un poco mejor TODOS?
TODOS Y TODAS, pardonémuá.
¿Eh?
Eh, que se me viene el tropel de dichos y refranes... Ay, no, que se me escapan... Ay:
-Al que le quepa el sayo, que se lo ponga.
-Más vale esto que aquello...


Y, por sobre todo, distinguir bien:
¿QUIÉN ES EL ENEMIGO?
El interno, digo.
El de cada uno.

¿Fogatas en Av. S. Martín y J. B. Justo, un día laboral, a las 19.30, con 37°? Cortar J. B. Justo a la hora en que muchos/as vuelven de trabajar. ¿Un día de 37°?
¿Porque no se puede usar el aire acondicionado (AA, a partir de ahora)?
¡A que muchos de los que ahí protestaban son los mismos que aplaudieron la privatización de las empresas de servicios públicos en los maledettos '90!
¡A que sí!
¿No sería divino preguntarnos, cada vez que hacemos algo, a quién beneficia y a quién perjudica?
¿Ehhhhh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada